Debido a que ninguna transmisión por Internet puede garantizar su íntegra seguridad, la firma no puede garantizar que la información transmitida utilizando su servicio sea completamente segura, con lo cual el usuario asume este riesgo que declara conocer y aceptar.